Laboratorios Gravi en el corazón de mi pueblo

Visité Jovellanos y pude conocer por experiencia propia lo que verdaderamente queda de Laboratorios Gravi, S. A. 

Hacer click sobre la imagen para ampliarla.

Muchos comentaron y así lo creí, que de las instalaciones de la querida firma orgullo de los cubanos, en especial de los jovellanenses, no quedaba nada, pero algo hallé y aquí les cuento. 

 … Tras el emotivo encuentro con mis familiares y compartir con ellos los momentos iniciales de mi visita, les pido me permitan dar una vuelta por el pueblo. Les prometo regresar pronto. Quiero caminar por las amadas calles y guardar en la memoria todo lo que vea y escuche, para después disfrutar el más fresco recuerdo de mi tierra. Me auxilio de una cámara fotográfica que saco de su estuche, la reviso y compruebo que está lista; con ella trabajo incesantemente a lo largo del recorrido. 

Foto1. En José Cadenas esquina a Daniel González. En aquella acera ya no existe la Fábrica de Jabón; allí se levanta un cercado de concreto. Foto 2009.

… Desde la calle Real me encamino por la Alcalá . Al llegar a José Cadenas tuerzo a la derecha y me dirijo hasta Daniel González, allí me detengo. Siento una fuerte opresión en el pecho cuando miro al sitio en el que se levantara la Fábrica de Jabón y verifico que no existe. 

Foto 2. A lo largo de Daniel González. Una vista de la acera donde estuviera la Jabonería y ahora se levanta la alta cerca de concreto. Foto 2009.

Veo un alto cercado de concreto rematado por una estructura simétrica, detrás hay un huerto que se extiende por el terreno que antaño ocupara la Jabonería. Cosechan lechugas, tomates, coles, zanahorias y otros vegetales que allí mismo venden a la población. 

Foto 3. Por uno de los espacios ahuecados de la cerca, una vista del huerto. Foto 2009.

En los límites finales del Organopónico Luis Avila Rosales, nombre con el que designan este sembradío, existen aun dos grandes y viejos tanques metálicos que formaran parte de la fábrica; los contemplo admirado. No pude precisar si los utilizan, pero sus siluetas impactan y motivan el recuerdo de los tiempos en que mi querido pueblo disfrutara las bonanzas de La Gravi. 

Foto 4. Antes la Fábrica de Jabón; desde hace algún tiempo, el Organopónico Luis Avila Rosales. Foto 2009.

Foto 5. Desde la calle Carlos Rojas, una vista lateral del llamado Organopónico. Foto 2009.

… Continúo por Daniel González rumbo al parque Domingo Mujica para seguir hacia Enrique Villuendas. 

Foto 6. Desde el parque Domingo Mujica, la entrada a la calle Enrique Villuendas. A la izquierda una imagen del deplorable estado de la edificación que habitaran conocidas familias de Jovellanos y a la derecha el antiguo teatro Apolo en situación similar. Foto 2009.

No puedo pasar por alto referir el deprimente estado constructivo del edificio que habitaran, entre otras, las familias de Ada Quintero, Eña Castro y la de Reynaldo Marco y Regla Marrero. 

Foto 6a. Una vista más completa de una parte de las ruinas por la calle Céspedes, entre Daniel González y Enrique Villuendas. Foto 2009.

Fue el Teatro Apolo, después Cine 1ero de Mayo. No funciona desde hace años y actualmente está destruido, sólo queda la maltrecha fachada. Foto 2009.

También el deplorable aspecto de lo que antes fue el distinguido teatro Apolo, al que después de la intervención le llamaran 1ero de Mayo y que desde hace tiempo está prácticamente destruido. 

Al adentrarme por Enrique Villuendas veo en ruinas los inmuebles que albergaron las instalaciones para elaborar el desodorante, los polvos y otros productos. Un poco más adelante, por la misma calle, el local de dos plantas donde arriba estuvieran las Oficinas Centrales de Laboratorios Gravi, S. A. y debajo se fabricara la pasta Gravi, La Reina de las Cremas Dentales. 

Foto 7. Donde estuvieran las Oficinas Centrales de Laboratorios Gravi, S. A. Sirve de sede al Tribunal Popular Municipal. Claramente vemos uno de los tubos de pasta dental gigantesco que aun perdura en el emblemático lugar. Foto 2009.

Según pude conocer, ambos locales pertenecen a una institución gubernamental llamada Tribunal Popular Municipal, aunque no han podido deshacerse del gigantesco tubo que oculto bajo la gruesa capa de pintura, rememora la famosa pasta dental en la parte superior de la fachada de esta edificación. Por la calle Luz Caballero, entre Real y Céspedes, hay otra vista en la que se aprecia el mal estado del sitio en el que se fabricaban el desodorante y otros artículos. 

Foto 8. Por Luz Caballero. Vista del sitio en el que se fabricaran el desodorante y otros artículos. Foto 2009.

Foto 8a. Otra vista del local donde se fabricara el desodorante y otros artículos. Es evidente su mal estado. Foto 2009.

 Muchas personas recuerdan a La Gravi. Algunas dicen que las instalaciones construidas hace algunos años en las afueras del pueblo, pertenecientes a una firma de capital mixto – gobierno y extranjeros – se construyeron para sustituirla porque estaba muy vieja. Sin embargo, es una solución muy simplista pensar de esa manera. Estoy seguro que si Laboratorios Gravi, S. A. hubiera continuado el curso de su pujante desarrollo, la historia sería totalmente diferente; con toda certeza el pito de la Jabonería lo escucharíamos hoy con mucha más fuerza en todo el pueblo. 

… Pero lo más importante que queda de Laboratorios Gravi S. A. es que permanece enraizado en el corazón agradecido de mi pueblo que recordará siempre a su fundador Ignacio López Trelles y a todos sus trabajadores; a su generosa obra de amor y prosperidad para Jovellanos. 

Nada tienen que ver con La Gravi, pero son fotos interesantes de nuestro pueblo: 

Foto 9. En la Martí o la calle Real. Desde la esquina de Luz Caballero. A la derecha, donde estuvieran El Gallo de Oro, El Gran Palacio y El Bar Ideal; actualmente el llamado "Parque de los Viejos". Foto 2009.

Foto 9a. Una vista más cercana del "Parque de los Viejos". Foto 2009.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Cuba, Jovellanos, La Gravi

One Comment en “Laboratorios Gravi en el corazón de mi pueblo”

  1. freddy beruvides Says:

    Mi padre, Florentino Beruvides, fallecido en 2008, trabajó en La Gravi por 31 años. Este web site me encanta, me recuerda muchos comentarios que padre me hacia de los Cubas y todas personas que trabajaban con él durante esos tiempos. En el 91 me gradué de químico e hice mi tesis en La Gravi, a la que pusieron el nombre de Luis Avila Rosales y al desaparecer todo, nos trasladaron a la salida, carretera hacia Matanzas, donde hoy el gobierno tiene negocios con Unilever, empresa inglesa que vende muchos productos aqui en USA. Qué ironía. Leí en el artículo y los comentarios las mismas historias de mi padre acerca de los buenos salarios y del impacto económico que representó La Gravi para los jovellanenses, y hoy son tratados con salarios míseros y una jabita de aseo al mes. Saludos

    Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: