Los Ferrocarriles en Jovellanos (II)

Publicado junio 21, 2010 por Jorge
Categorías: Ferrocarriles de Cuba, Jovellanos

La Estación de Ferrocarriles de Jovellanos fue inaugurada en 1914. Imagen que la muestra unos años después. Foto de Internet.

Rápidamente Jovellanos se convirtió en importante nudo ferroviario. El rústico y pequeño establecimiento creado en los inicios para facilitar la carga y descarga de mercancías y el embarque y movimiento de pasajeros dio paso a la inauguración  en 1914, al finalizar la calle Rabí, unos 100 metros al norte después de pasar la calle Martí – Real -,  de una moderna estación de trenes diseñada y construida con los requerimientos y recursos más avanzados de la época, dotada de magnífica edificación con salón para viajeros, local para la venta de boletines, sala de comunicaciones telegráficas, locales para enviar y guardar paquetes – servicio ofrecido al público a través del ferrocarril – y baños para damas y caballeros; partiendo de este inmueble, a orillas de las vías principales se erigieron amplios y alargados andenes levantados sobre sólida base de hormigón, con columnas y vigas de acero para apoyar el extenso techado metálico a dos aguas que facilitó el movimiento de pasajeros, mercancías y paquetes, y su protección del sol y las inclemencias del tiempo.

Esa estación dispuso de líneas y ramales auxiliares con un sistema de

Croquis de la Estación de Ferrocarriles de Jovellanos, sitio histórico de nuestro querido pueblo. Elaborado por el Autor para queridatierra.wordpress.com. Hacer Click sobre la imagen para ampliarla.

señalización manual para asegurar la afluencia y espera de los trenes con sus convoyes de numerosos coches, el enroque y cambio de dirección, el dar paso a otros o incorporar más vagones a los mismos.

Una vista desde el lugar donde estuviera la caseta de control de señales y cambio de chuchos en la intersección de la Línea y la calle Real de Jovellanos. Foto Abril 2010.

En sitios convenientes se ubicaron casetas con el personal designado para detener o cambiar la dirección de los trenes mediante la conmutación de las agujas o  chuchos, y garantizar la seguridad al paso de vehículos y peatones en los cruces o lugares de coincidencia de las vías ferroviarias con caminos, carreteras y calles.

Se observa uno de los grandes almacenes o depósitos de mercancías de la antigua Estación de Ferrocarriles de Jovellanos. Foto 2009.

También se levantaron naves o depósitos destinados al almacenaje y la carga y descarga de mercancías y se crearon locales destinados a los equipos de mantenimiento y limpieza de vías. Además, se construyó un taller de reparaciones bien equipado y se habilitaron líneas auxiliares para la Fábrica de Jabón de La Gravi y otra a la Fundición.

Al poco tiempo, en céntrico espacio de la estación, se edificó una pintoresca cafetería que entre sus variados productos a la venta, alcanzó fama por la oferta de <<Las mejores costillas de puerco empanizadas de Cuba>>. Ese no sólo fue su slogan publicitario, expuesto en un gran letrero en la parte superior del centro gastronómico, pues la indiscutible calidad con la que preparaban ese plato, disputado por los viajeros que apresurados se lanzaban desde los coches en las breves paradas de los trenes para comprarlo, comerlo ávidamente y llevar para sus acompañantes, lo confirman sobradamente; no pocas personas de la propia  localidad también acudían para adquirirlo. A mi pueblo se le conoció, entre otras muchas cosas buenas, por las sabrosas costillas de puerco de su estación de trenes.

A mediados de la década de 1970 se emprendió la llamada modernización del sistema de ferrocarriles de Cuba mediante la cual el gobierno se propuso reparar y reconstruir una parte del Ferrocarril Central en el tramo La Habana-Santiago de Cuba con el objetivo de que circularan trenes con velocidades de hasta 140 kilómetros por hora, con novedosa tecnología y altos niveles de seguridad en su operación. Sin embargo, según reconocen los propios gobernantes y la prensa cubana, el estado y el nivel de funcionamiento actual de los ferrocarriles y sus vías férreas distan de alcanzar aquel objetivo.

La histórica Estación de Ferrocarril destruida. Foto 2009.

Aquella modernización llegó a Jovellanos; incluyó, entre otros aspectos, trasladar un kilómetro hacia el norte las vías del Ferrocarril Central que pasaban por dentro del pueblo para tenderlas por las inmediaciones de Madan, lo que obligó a construir un elevado o paso a nivel superior para permitir el tránsito de la carretera que conduce a Carlos Rojas, abandonar la magnífica e histórica estación o terminal de trenes y edificar una nueva, con sus vías de enroque y otras instalaciones a similar distancia, al este de la localidad. Uno de los objetivos logrados con esta modernización, hasta el día de hoy, ha sido el añadir dificultades a los viajeros que requieren embarcarse en este importante medio de transporte, junto a sus equipajes, para llegar hasta la alejada terminal, y de igual modo, para quienes vienen de viaje, el trasladarse desde este punto hacia el pueblo. Por supuesto también desapareció aquella Cafetería con la oferta del plato que la hiciera famosa.

Pero no sólo eso, para asombro de los jovellanenses y de muchas otras personas, la vieja e histórica Estación de Trenes de mi pueblo está totalmente en ruinas y allí reina la desolación.

La antigua Estación de Ferrocarriles; allí reina la destrucción y la desolación. Foto 2009.

Tal parece que tan memorable rincón de mi pueblo fuera blanco del supuesto y tantas veces anunciado  << golpe aéreo masivo de la aviación enemiga >>. Estas instalaciones quizás pudieron emplearse en algo útil para la economía local. Pero por encima de todo, este lugar se debió cuidar y venerar, su deplorable estado es otra muestra de como se subestima y se atenta contra nuestra rica historia.

OTRAS IMAGENES.

La antigua Estación de Ferrocarriles de Jovellanos. La imagen habla por si misma. Foto Abril 2010.

Había sido inaugurada en 1914. Foto Abril 2010.

En la antigua Estación de los Ferrocarriles de Jovellanos. Se aprecian las estructuras de acero que sostuvieron el amplio techado metálico a dos aguas que allí existiera. Al parecer aun se utilizan algunas vías férreas y áreas de almacén. Foto Abril 2010.

Continúa en próximo artículo.

Los Ferrocarriles en Jovellanos (I)

Publicado junio 16, 2010 por Jorge
Categorías: Cuba, Ferrocarriles de Cuba, Jovellanos

En Inglaterra, entre las localidades de Stockton y Darlintong, se establece el primer ferrocarril del mundo en 1825. Le sigue Estados Unidos en 1829 al extenderlo entre las ciudades de Baltimore y Ellicotsmills. Posteriormente fueron Francia, Alemania, Bélgica y Rusia. Cuba, aun colonia española, inaugura la línea Habana-Bejucal el 19 de Noviembre de 1837. En España ocurre 11 años más tarde, el 28 de Octubre de 1848, con el ferrocarril desde Barcelona hasta el poblado de Mataró. Nuestro país fue el séptimo en el planeta, el segundo en el hemisferio occidental y el primero de iberoamérica en disponer de tan importante avance de la ciencia y la tecnología en los medios del transporte.

Croquis que muestra la aparición y extensión de los ferrocarriles en la provincia de Matanzas. Elaborado por el Autor para queridatierra.wordpress.com. Hacer Click sobre la imagen para ampliarla.

Por aquel tiempo el territorio de Bemba se distingue por la producción de azúcar, el desarrollo fructífero de diferentes cultivos y la fabricación de piezas y materiales para los trapiches e ingenios azucareros, características que unidas a su excepcional posición geográfica determinan el interés de la naciente Compañía de Ferrocarriles asentada en Cárdenas por tender una línea férrea con el propósito de transportar mercancías desde nuestra comarca hacia la zona portuaria de la citada ciudad para utilizarlas en el comercio internacional y trasladar por mar una parte de ellas hacia otras regiones de nuestro propio país; recordar que en aquel tiempo no existían caminos ni los vehículos apropiados para llevar a grandes distancias crecidos volúmenes de productos.

En Navajas. En el punto donde coinciden las vías que provienen de Jovellanos, continuan al sur y al este. En la foto una vista hacia el oeste, en dirección a Bolondrón. Foto del Autor (2009)

Es entonces que desde Cárdenas se instala el ferrocarril hasta Cimarrones – Carlos Rojas – en Septiembre de 1840 y llega al poblado de Bemba – Jovellanos – en Diciembre del mismo año. En fecha tan temprana se favorece nuestro querido pueblo con la aparición del novedoso avance en el transporte de mercancías y pasajeros, contribución fundamental a su desarrollo económico, político y social. Poco después, en 1844, esas líneas se extienden al sur en dirección a Navajas; al este, hacia Perico en Diciembre de 1850, a Nueva Bermeja – Colón – en Febrero de 1851 y alcanza Agüica en Diciembre de ese año; al oeste conecta con Coliseo en Septiembre de 1859, población que desde Febrero de 1848 ya estaba unida a Guanábana y Matanzas; de tal manera Bemba –Jovellanos -, queda enlazada por vía férrea a toda la provincia y poco después, hasta hoy, a la totalidad del país.

La Junta. Locomotora que se muestra en el Museo del Ferrocarril de Cuba. La más antigua del país que se conserva. El 1ro. de noviembre de 1843 comenzó a prestar servicio de carga y pasajeros en Matanzas. Foto de Internet.

El ferrocarril obligó a desarrollar de inmediato la comunicación telegráfica hacia diferentes puntos y estaciones, instalar equipos para abastecer de combustible y agua a las locomotoras y adoptar otras medidas.

Dada su eficacia, en corto tiempo el “camino de hierro” también se extendió desde los centrales azucareros hacia las áreas designadas a fin de recoger y transportar la caña de azúcar para molerla durante las zafras, configurándose una ramificada red de vías que entroncaron o se cruzaron con las principales.

Alrededor de Jovellanos existieron varios ingenios, algunos de ellos desde los tiempos de la Colonia que desaparecieron hace muchos años y otros con sus redes ferroviarias propias que en fechas recientes fueron desarmados o desactivados, como el Soledad – Julio Reyes Cairo -, Carolina – Granma -, Santa Amalia – Victoria de Yaguajay – y Dolores – Jaime López -; de tal manera, alrededor de nuestro querido pueblo en la actualidad ya no queda ninguno, similar a lo ocurrido a la inmensa mayoría de estas fábricas en el territorio nacional, por lo cual ha desaparecido la mayor parte de la que fuera orgullo de Cuba, su otrora poderosa y fecunda industria del azúcar, sus ferrocarriles y las extensas y productivas plantaciones cañeras donde se cultivara la caña de azúcar, con las graves consecuencias económicas, políticas y sociales que de tal DESASTRE se derivan.

Imagen relativamente reciente del antiguo Central Soledad, después llamado Julio Reyes Cairo, desactivado o desaparecido. Foto tomada de Internet.

En la actualidad es evidente la virtual decadencia de bateyes y poblados que rodeaban a los muchísimos centrales azucareros desaparecidos. No deben ser pocas las personas que sueñan con la febril labor que en el pasado realizaban para poner a punto el ingenio y empezar la zafra; con la creciente actividad durante la propia molienda y sus benefactoras repercusiones cotidianas en la animación de la vida del batey.

También desapareció el ferrocarril cañero del antiguo Central Soledad. Aquí lo restos de una de sus locomotoras. Foto de Internet.

De pequeño, junto a mis mayores, conocí Soledad al frecuentar la casa de los Mainoldy, quienes se convirtieron en personas muy cercanas. Allí, junto a sus padres y hermanos vivía Teresa, la novia de mi tío Reynaldo ( Pipo). Ellos se casaron y fueron a vivir a Jovellanos; fruto de este matrimonio que perdura hasta hoy son sus hijos Reité, Teresita, Reynaldo y varios nietos, todos parte de mi querida familia. 

Visité más de una vez el Central Soledad en plena zafra. No olvido la suave y dulce fragancia resultado del proceso de las mieles durante la molienda; tan agradable aroma la percibía al acercarme desde la carretera a la entrada del querido lugar…

Esto es lo que queda del antiguo Central Soledad, después llamado Julio Reyes Cairo. Foto tomada de Internet.

En mi memoria la peculiar silueta de la guagüita de los Nieves conducida por Mario Vázquez y sus viajes desde Jovellanos hasta el batey del que después llamaran Julio Reyes Cairo para llevar y traer a los trabajadores en el horario de sus turnos de entrada y salida, y transportar otras personas que regularmente daban estos viajes hasta el pueblo, algunas de ellas fueron mis compañeros de la Secundaria que allí vivían, entre los cuales recuerdo a Julio Machado, Magaly López, Gladys y Maria Fiallo, Libia López Concepción, Sonia Moreno, Juan Díaz y otros que al cabo de tanto tiempo no logro precisar sus nombres.  

Continua en próximo artículo…

Laboratorios Gravi, S. A. : insuperable cubanía

Publicado marzo 4, 2010 por Jorge
Categorías: Cuba, Jovellanos, La Gravi, Unilever

Tags:

I

Me regalan varios artículos manufacturados en la Empresa JOVEL, situada en Carretera Central kilómetro 157, Jovellanos, provincia de Matanzas, Cuba. Al entregármelos, mis amigos dicen sonrientes, << para  que pruebes lo que hacen los continuadores de La Gravi >>. Es un gesto amable, ante todo me agrada el significado de sus palabras. Recibo la singular muestra de afecto sinceramente agradecido.

Pasta dental PERLA, dos jabones marca LUX y otro KINDER fabricados en JOVEL, el obsequio de amigos jovellanenses al Autor.

Al regresar a casa, antes de guardar el valioso obsequio, lo examino detalladamente. Hay jabones de tocador, son de las marcas KINDER-Aceites aromáticos-, LUX -Rosa Aterciopelada- y el otro, LUX-SUAVE –Noche de Miel- ; se fabrican en mi querido pueblo, pero el bonito papel parafinado que les sirve de envoltura no lo confirma, en un pequeño rectángulo dice Ciudad de la Habana con una codificación numérica, a continuación expone : << Fabricado por SUCHEL LEVER, Cuba, por acuerdo con los propietarios de la marca >> y a un lado de las diminutas letras un símbolo en forma de una  letra U, debajo, la palabra << UNILEVER >>, desconocida para mi.

Uno de los jabones advierte categórico << Consumir preferentemente hasta dos años después de la fecha de fabricación >>, pero no la especifica. Por esa razón decido utilizarlo antes de que pierda las características que describe en su propio estuche << Diviértete con la belleza de una piel suave y perfumada >>.

Es el papel especial que sirve de envoltorio al LUX-Noche de Miel fabricado en Jovellanos. Es una pieza enteriza, se aprecia claramente el logo de UNILEVER. Foto del Autor.

Entonces me baño con el jabón que producen en mi pueblo y disfruto esa satisfacción.

Hace buena jabonadura y posee agradable fragancia. Durante el enjuague siento la piel algo reseca. Es probable se deba a las características del agua, aunque en la región donde vivo no hay quejas sobre el precioso líquido, incluso aseguran es de los mejores para el consumo humano. En resumen aprecio que es un buen jabón, aunque el que utilizo desde hace tiempo, después de probar algunas de las numerosas opciones que brinda el mercado norteamericano, es de la conocida marca DOVE, el cual ofrece alta  calidad y deja suave la piel.

La curiosidad me lleva más lejos.

Parte frontal de la cajita de fino cartón que sirve de envase al jabón DOVE. Foto del Autor.

Tomo un jabón DOVE de los que tengo en casa. Su envase es una cajita de fino y bien procesado cartón con el nombre de la citada marca y una figura emblemática que la distingue, la de  una paloma dorada; tiene un texto en idioma inglés de sólo ocho palabras en el que dice ser una barra de  jabón de belleza que hidrata profundamente y es del tipo WHITE. Pongo a su lado el envoltorio del LUX que utilicé.

Es la parte posterior del envase del jabón DOVE. Muy claro el logo de UNILEVER y el lugar donde se fabrica, la ciudad de Trumbull, Connecticut, USA. Foto del Autor.

Lo más importante en la comparación es que el logotipo que identifica al fabricante en ambos casos es el mismo, UNILEVER !!!  Pero este LUX se fabrica en Jovellanos, Matanzas, Cuba y el DOVE se manufactura en Trumbull, Connecticut, Estados Unidos de América. ¿ Cómo es posible que el fabricante sea el mismo ? – me pregunto sorprendido.
II

Cartel publicitario de la pasta dental Gravi. Foto de Internet.

En Jovellanos, tras incesante esfuerzo entre tubos de ensayo, probetas, morteros, otros utensilios y diversos componentes químicos,  en 1927 el propietario de la farmacia La Central, el Sr. Ignacio López Trelles, crea en ese lugar la pasta dental Gravi que se convierte en corto tiempo en la Reina de las Cremas Dentales, génesis de la exitosa compañía cubana de la cual Ignacio es también su fundador, Laboratorios Gravi, S. A.

En apretada síntesis decirles que en 1958, tras dos décadas de pujante desarrollo, la pasta dental representa el 25 porciento

Los variados productos Gravi (faltan la pasta dental Gravi y los jabones Rina y Suave). Fotocopia pag. 77 de la revista Bohemia del 21 de Diciembre de 1958.

del total de su producción; los jabones SUAVE ( de tocador ) y RINA ( de lavar ) el 50 porciento; el resto son cosméticos, perfumería y otros artículos. Sus oficinas centrales siempre radicaron en Jovellanos. A partir de 1950 dispuso de una representación en 26 y Koly, Nuevo Vedado, La Habana. Creó su propia firma de publicidad comercial, la Publicitaria SIBONEY.

Anuncio del jabón RINA en la revista Bohemia del 1ero de Febrero de 1953. Copia del Autor

Planeaba la construcción de una factoría en Colombia y desde mediados de 1957 tenía en proyecto instalar una planta de detergentes a base de los derivados de la caña de azúcar valorada en millón y medio de pesos – recordar que la moneda nacional cubana era equivalente a la estadounidense en aquel tiempo y esta última fundamental en el comercio internacional –, pero no se logró el préstamo requerido, quizás a causa de la inestabilidad política reinante en Cuba por esa época.

En 1958 el valor total de sus acciones asciende a 4 millones de pesos. Las ventas de pasta dental logran superar el total de sus similares en el mercado cubano, de igual modo, los productos restantes pugnan por aventajar a sus competidores. Sus gerentes, trabajadores y accionistas, poco más de doscientas cincuenta personas, todos cubanos, la gran mayoría jovellanenses.

En los primeros años de la década del sesenta del pasado siglo Laboratorios Gravi, S. A. fue nacionalizado; el Gobierno Revolucionario decreta la intervención, expropia a sus dueños para transformar la querida firma en << propiedad del pueblo >>,  la convierten en la Unidad # 3 de la Empresa Consolidada de Jabonería y Perfumería del Ministerio de Industrias de la República de Cuba.

Muchas personas no imaginan que a partir de ese momento la que llegó a ser floreciente industria cubana en proceso de expansión y crecimiento tiene sus días contados. Poco tiempo después cae la producción debido a escasas y deficientes materias primas y se hunden y destruyen progresivamente sus instalaciones por la falta de adecuado mantenimiento y de las más elementales y oportunas inversiones.

III

La información pública disponible permite conocer qué significa UNILEVER y algo de su historia; con gusto comparto una breve reseña con ustedes:

William Hesketh Lever, nacido en 1851 en Bolton, Inglaterra, mas tarde nombrado Lord Leverhulme, fue el fundador de Lever Brothers, propietaria de gróceris que expande sus negocios al  proceso de aceites vegetales en la fabricación de margarina y jabones. Sus operaciones se extienden rápidamente por el Reino Unido, el continente europeo, Norteamérica, Australia y Africa del Sur. A comienzos del siglo XX surge entre sus buenos y variados productos la marca de jabones LUX.

Paralelamente, en Holanda, Jurgen y Van den Bergh, inician a fines de la 19 centuria el negocio de la margarina, logran progresos y en 1927 cuentan con las compañías Margarine Union Limited, un grupo de firmas holandesas con intereses en Inglaterra y la Margarina Unie N. V. localizada en Holanda.

Logotipo de UNILEVER. Tomado de Internet.

El crecimiento de ambos grupos y la coincidencia en la fabricación de productos similares propician un proceso de integración. Es así que a fines de 1929 surge UNILEVER. La componen sus compañías matrices UNILEVER PLC, basada en Gran Bretaña y UNILEVER N. V., asentada en Holanda; operan como una sóla corporación bajo la administración de un grupo de directores.

Por su impetuoso desarrollo esta gigantesca firma es considerada en la actualidad una de las más grandes en el mundo en la producción y comercialización de bienes de consumo. El 52 porciento de sus ingresos los genera la industria de los alimentos, entre sus marcas más conocidas están el té LIPTON, el RAGU, y los helados BREYERS; el 25 porciento corresponde a los productos para el cuidado personal, como los jabones DOVE y CARESS, y las famosas fragancias de CALVIN KLEIN; por último la rama de los detergentes como el SUNLIGHT y los suavizadores.

Aishwarya Rai Bachchan, hermosa y famosa actriz de cine de la India que fuera Miss Mundo en 1994. Es la figura que promueve un nuevo tipo del jabón LUX para la rama de UNILEVER en su país. Foto de Internet.

UNILEVER cuenta con instalaciones de producción en 88 países y los vende, además, en otros 70. El 47 porciento de sus ingresos se generan en Europa, el 21 porciento en Norteamérica, 14 porciento en Asia y el Pacífico, el 12 porciento en Latinoamérica y el 6 por ciento en Africa y el Medio Oriente. En el 2008 empleó a 174,000 trabajadores y sus ganancias alcanzaron los 5.285 billones de Euros.

IV

Jovellanos está en el centro de la provincia de Matanzas, dista unos 150 kilómetros al este de La Habana, la capital de la República de Cuba. Es un poblado relativamente pequeño, aunque su territorio tiene casi sesenta mil habitantes – recordar que absorbió a Carlos Rojas y Coliseo, antiguos municipios -. Allí hay una planta que trabaja para UNILEVER en la que laboran más de trescientas personas y fabrican entre otros productos, varios tipos del jabón de tocador marca LUX.

Trumbull es una población  del estado de Connecticut, en los Estados Unidos, a unos 100 kilómetros al noreste de la llamada capital del mundo, la ciudad de Nueva York. Es una población pequeña, con cerca de treinta y cinco mil habitantes. Allí existen importantes instalaciones de UNILEVER, en una de ellas se fabrica el jabón DOVE, el que utilizamos en mi casa.

Jovellanos y Trumbull, poblaciones distantes a más de dos mil quinientos kilómetros están hermanadas por UNILEVER. Eso me alegra. No obstante …

¿ Continuadores de La Gravi ? … Quienes colapsan progresivamente la Unidad #3 de la Empresa Consolidada de Jabonería y Perfumería se ven obligados a buscar apoyo en el capital extranjero, medida contrapuesta al significado que atribuyen a la nacionalización. Entonces comprendo mejor el desarrollo de JOVEL … a partir de ese momento personas de otros países se benefician del esfuerzo nacional.

Parte frontal del pequeño almanaque de bolsillo del 2010 que la publicidad comercial de UNILEVER utiliza en Cuba. Foto del Autor.

Con Laboratorios Gravi, S. A. eso nunca ocurrió, lejos de ello, compitió y superó a importantes firmas extranjeras y por si misma generó el capital necesario para desarrollarse continuamente. Sin embargo, la Empresa JOVEL, combinación de capitales o recursos de SUCHEL, que representa al gobierno cubano y de otra parte, primero CAMACHO – firma española – y después, UNILEVER – la poderosa multinacional britano-holandesa -, confirma, con el perdón de mis bien intencionados amigos,  de que la situada en el kilómetro 157 de la Carretera Central en Jovellanos no es continuadora de La Gravi.

Un artículo publicado  el 7 de Julio del 2004 en el más importante periódico cubano reseña el acto en el que celebran en La Habana el décimo aniversario de SUCHEL LEVER y dice, entre otros aspectos, que el señor Welmer Campoverde, gerente de UNILEVER para Cuba, manifestó el deseo de << continuar con el buen desarrollo de esta asociación y ofrecerle bienestar al pueblo cubano >>. Es curioso, ese periódico reconoce las operaciones de esta firma en nuestro país cuando por muchos años fustigó implacable a las que llamara explotadoras compañías multinacionales, causantes, según decían en sus artículos y en el contenido de los discursos de los dirigentes del gobierno que publican en sus páginas, del hambre y la miseria de los pueblos.

Reverso del pequeño almanaque de bolsillo del 2010; parte de la publicidad comercial de UNILEVER en Cuba. Foto del Autor.

Tras mis indagaciones afirmo que me maravillan los éxitos y la extraordinaria historia de UNILEVER; hoy soy uno más entre sus muchísimos admiradores; quizás su presencia en Cuba es una de las pruebas de que algo mejor se abre paso en nuestro país. De cualquier manera nada tengo contra estas compañías porque entre otras razones, a más de una estoy personalmente agradecido. Sin embargo, no puedo dejar de señalar que esta peculiar característica de la Empresa JOVEL, que le viene desde SUCHEL, niega la continuidad con el cubanísimo proceder de La Gravi. Debo añadir que  desde 1924 la marca de jabón LUX  es una acertada creación de UNILEVER que prosigue con éxito su fabricación y comercialización en diferentes países, entre ellos, el mio.

Martí # 67 esquina a Daniel González. Antes fue la farmacia La Central, hoy es una “shooping”, en el futuro debe ser el museo de La Gravi.  Foto Abril 2010.

Al final, permanezco agradecido del gesto cordial y las palabras de mis amigos jovellanenses al obsequiarme con productos de JOVEL, pero mi gratitud es aun mayor hacia Laboratorios Gravi, S. A. cuando confirmo una vez más su insuperable cubanía. El sitio donde radicara aquella farmacia, Martí #67 esquina a Daniel González, céntrico lugar de Jovellanos, donde naciera la pasta dental Gravi, pienso, como cualquier cubano agradecido, debe ser convertido en museo que recuerde a la querida firma.

OTRAS IMAGENES

Es el envoltorio del otro jabón LUX de JOVEL, con el logo de UNILEVER. Foto del Autor.

Es el envoltorio del jabón KINDER de JOVEL, con el logo de UNILEVER. Foto del Autor.

Es la etiqueta de un frasco de RAGU, la sabrosa pasta (salsa) de tomate condimentada, de UNILEVER. Foto del Autor.

Vista parcial del envase de un helado BREYERS; en este caso delicioso chocolate. Los fabrica UNILEVER. Foto del Autor.

Notas de la bibliografía y la información consultada por el autor:

1.- Acerca de Laboratorios Gravi, S. A. – Enciclopedia económica de Cuba Republicana. Tomo I Las Empresas de Cuba. 1958, pág. 403, de Guillermo Jiménez. Localizada en el Sistema de Bibliotecas Públicas del Condado Miami Dade, de quienes siempre obtengo amable y eficiente servicio.

2.- Acerca de UNILEVER – Diferentes sitios públicos en INTERNET.

3.- Colección de la revista Bohemia de la Biblioteca de la Universidad de Miami en “The Cuban Heritage Collection, Roberto C. Goizueta Pavillion”, donde en muy buen estado de conservación guardan estas revistas de nuestro país y me cedieron, amables, las copias que les solicité.

Carlos Rojas: el mas cercano y querido vecino

Publicado enero 31, 2010 por Jorge
Categorías: Carlos Rojas, Cuba, Jovellanos

A sólo seis kilómetros de Jovellanos está Carlos Rojas, al cual muchísimas personas guardan especial cariño, respeto y devoción; me honra ser parte de ellas. A este poblado me unen vínculos tan estrechos como irrompibles. 

Pequeño en extensión territorial y demográfica posee larga y rica historia.  Se le reconoce con vida propia desde 1765 en que se designa con el nombre de Cimarrones* porque en sus tupidos y abundantes bosques se refugiaban los esclavos que huían de las crueldades a que les sometían en los numerosos ingenios y trapiches, fincas y plantaciones cañeras de la región central de la que posteriormente se denomina provincia de Matanzas. 

En 1819 se construyó su primera iglesia que poco después se eleva a la categoría de parroquia bajo la advocación de la Virgen del Pilar, santa patrona del territorio. 

El territorio de Cimarrones y su poblado cabecera cambian su nombre en honor a Carlos Rojas Cruzat, General de División del Ejército Mambí. Foto tomada de la Enciclopedia de Cuba.

Se convierte en municipio con su ayuntamiento en 1879. En 1902 se le suprime ese rango para restituírsele en 1910. Por aquel tiempo se le cambia su nombre por el actual en homenaje al general de división del Ejército Libertador Cubano, el destacado patriota Carlos Rojas Cruzat, quien nacido en Cárdenas, combatió en repetidas ocasiones contra fuerzas españolas  en la zona de Cimarrones durante la Guerra de Independencia. 

En 1975 se le vuelve a quitar la jerarquía de municipio, su poblado cabecera y gran parte de su territorio pasan y se mantienen hasta hoy  bajo la jurisdicción de Jovellanos. 

Carlos Rojas fue tierra de independentistas. Basilio Tosca, hacendado de Cimarrones, se unió a Narciso López cuando éste desembarcó en Cárdenas en 1851. En aquellos años no fueron pocos los cubanos oriundos de esta zona que conspiraron contra el colonialismo español y durante la Guerra de 1895 se hizo notoria la presencia mambisa en sus alrededores con incontables hechos de armas y otras acciones. 

Alfredo Nodarse Nodarse, nacido en Cimarrones en 1869, alcanzó el grado de Teniente Coronel del Ejército Libertador y se destacó, entre otros, en los combates de Mal Tiempo, Coliseo, Calimete, Diana, Guamacaro y Río de Auras a las órdenes del Generalísimo Máximo Gómez Báez y a las de su Lugarteniente General, el Mayor General Antonio Maceo Grajales. 

Colosal monumento al Apóstol José Martí en la Plaza Cívica (llamada Plaza de la Revolución), en la ciudad de La Habana. Obra magistal del escultor carlosrojense Juan José Sicre Vélez.

Hijos de este pueblo son personalidades relevantes de la cultura nacional, entre ellos: Juan Bruno Zayas Jiménez (1825-1895), brillante médico que perteneció a la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana; Ricardo del Monte y Rocío (1828-1909), publicista y crítico eminente; Casimiro del Monte y Portillo (1838-1887), poeta, literato, ilustre intelectual; María Collado, nacida en 1886, notable escritora y periodista; el famoso escultor Juan José Sicre Vélez, (1898-1974), del cual sobresalen entre sus obras el Monumento al Soldado Invasor levantado en Mantua; el extraordinario monumento a José Martí en la Plaza Cívica (después llamada Plaza de la Revolución), y el busto a Simón Bolívar en la Plaza de la Fraternidad en el parque de igual nombre en la ciudad de La Habana. 

Hasta el presente, muchos otros sobresalen como maestros, médicos, intelectuales, deportistas y en otras esferas. Pero son muchísimas más las personas sencillas y humildes, trabajadoras, que de manera callada y anónima aportaron, aportan, engrandecieron y engrandecen las riquezas materiales, morales, espirituales, patrióticas y religiosas  de Carlos Rojas. 

En sus fértiles tierras regadas por varios ríos se criaba ganado,  producían con abundancia viandas, arroz, frutos menores y mucha caña de azúcar que se molía en los Centrales Carolina (Granma) y Santa Amalia (Victoria de Yaguajay), ambos en la actualidad desarmados o desactivados, como la gran mayoría de los Centrales Azucareros de la República de Cuba. Años atrás mi país fue el principal exportador de azúcar del mundo y paradójicamente, desde hace algún tiempo, importa el dulce producto para abastecer precariamente el consumo nacional. 

Vista de la calle Real o Martí en 1947. A la derecha el parque. Nótese que las calles no están aun asfaltadas. Foto de Así era Matanzas.

La población se triplicó según los datos censales entre los años 1899 hasta 1953. La información pública disponible de los censos más recientes  no se desglosa, abarca en su conjunto a Jovellanos. De cualquier modo  presumo que en la etapa más reciente este crecimiento sea mucho más lento, pues es la tendencia general en el desarrollo de la población cubana según los reportes oficiales. 

Croquis del centro de Carlos Rojas. Elaborado por el Autor para queridatierra.wordpress.com. (Hacer Click sobre la imagen para ampliarla).

Carlos Rojas tiene muy buenas comunicaciones terrestres. Enlaza hacia el el norte, por carretera, después de pasar por el caserío de San Joaquín, con el antiguo Central “Progreso” (“José Smith Comas”), que también está desactivado y según la clasificación oficial se utiliza como museo. De ahí se toma el Circuito Norte y enseguida se llega a Cárdenas, de inmediato tenemos a Varadero. Es un recorrido total de unos 30 kilómetros. Hacia el sur, también a través de vía pavimentada, muy cerca está  Jovellanos y ahí enlaza con la Carretera Central hacia todo el país. Cuenta con otros caminos en buenas condiciones que lo unen a diferentes bateyes y caseríos como Olimpo, San Pablo y Tosca. Muy cerca, hacia el oeste, se construyó un embalse que represa las aguas de algunos ríos que corrían libremente por la zona. Desde la segunda mitad del siglo XIX está unido por ferrocarril a Cárdenas y Jovellanos. 

Es otra vista de la calle Martí en 1947, ahora desde la salida que va a San Pablo mirando al centro del pueblo. Foto de Así era Matanzas.

Es un pueblo muy parecido a incontables sitios del interior del país. Muchas de sus casas tienen paredes de madera o de piedra de canto o ladrillo unidos por mezcla de arcilla y arena, con alto puntal cubierto de tejas.  Algunas con paredes de concreto y techo de placa. Abundan las viviendas con amplios portales. 

En la calle José Martí. A la izquierda de la foto la oficina de Correos y Telégrafos y al lado el Policlínico. A la derecha, el Parque. Foto Abril 2010.

Antes de 1959 la mayoría de sus calles estaban asfaltadas. En la parte central de la villa se destaca la que se nombrara Martí y antiguamente se le llamara calle Real; a sus orillas el parque y varias dependencias y establecimientos, entre ellos, la Oficina de Correos y Telégrafos y al lado el Policlínico, el Liceo o Círculo Social, la Farmacia de Cabrera, las bodegas de Martiniano y la de Fraga, la Iglesia Bautista,  la carnicería de Omar Jiménez, así como numerosas casas de familias. 

En la calle Máximo Gómez. Una vista en dirección al norte. Foto Abril 2010

Le sigue en importancia la calle Máximo Gómez. En ella se localizaron, entre otros,  el Juzgado, la Jefatura de la Policía, el Bar de Cano, la carnicería de Papito Terán, la quincalla de Jorge Chaluja, los salones de la Logia Mazónica, el Cine viejo (desaparecido) y el nuevo (aun existe). Una de las aceras a orillas del parque da a esta calle y

La imagen es totalmente diferente. Allí vivió la familia Nodarse-Jiménez. Foto Abril 2010.

en el # 79 de la misma, en humilde casa de madera y techumbre de tejas, vivieron por años los Nodarse-Jiménez; otras familias habitaron o habitan las múltiples casas situadas a los lados de esta vía. 

Es la intersección de Martí y Máximo Gómez, se observa el Comedor Popular. Foto de Internet.

En la esquina sureste del cruce perpendicular de Martí y Máximo Gómez, casi frente al parque, estuvo el Bar de Paquito. En la esquina noroeste existió la Tienda de Ropa de los hermanos Chaluja, destruida por voraz incendio un día de los años finales de la década del 50. Este hecho provocó gran conmoción y puso en peligro a las casas colindantes aunque no causó otros daños. En ese espacio se construyó posteriormente una entidad gastronómica que se denominó Comedor Popular. 

El parque en el centro del poblado de Carlos Rojas. Foto Abril 2010.

Un lugar que aprecian los carlosrojenses desde hace muchísimos años es el hermoso parque de que disponen en el centro del pueblo, con el busto al Apóstol José Martí , el pequeño obelisco dedicado a las Madres y numerosos bancos que disfrutan la sombra de sus frondosos árboles. Es un sitio bonito,  agradable, tranquilo. Lo solía visitar acompañado de mi novia. 

Conocí este pueblo siendo niño. En ocasiones me llevaron de visita a la casa de tía Pampa – Esperanza Marín, hermana de mi abuela paterna – quien vivíó allí junto a su esposo Mito Nodarse; recorrí las orillas del río Cimarrones de pesca junto a mi padre, aunque casi siempre sólo atrapábamos un entretenido cansancio.

La foto fue tomada desde un vehículo en marcha. Se observa el puente del ferrocarril en el tramo de Carlos Rojas a Jovellanos. Foto Abril 2010.

Como excepción, recuerdo la vez que tiramos los anzuelos bajo el puente de la línea del ferrocarril, muy próximo al que pasa por la carretera en el tramo entre Carlos Rojas y Jovellanos, y tras un buen rato en el que mi padre y mi primo Alfredito – que nos acompañaba en esa oportunidad –  me llamaran a media voz varias veces para decirme – te están picando… te están picando –  me vi obligado a reponer la carnada hasta que en una de esas tiré fuerte de la vara y pesqué una guabina, hecho que me puso muy contento. También estuvimos de cacería en fincas de los alrededores. Posteriormente mis visitas se multiplicaron. 

… La vi por primera vez en el estadio de pelota de Jovellanos, cuando formó parte del grupo de batuteras de una banda de música de las escuelas de Carlos Rojas en un desfile estudiantil por el natalicio del Apóstol José Martí. Después la conocí y conversamos cuando paseaba junto a una amiga por las calles de mi pueblo. Nos enamoramos; nos hicimos novios cuando ella sólo tenía trece años de edad. Entonces, con el consentimiento de sus padres, cada vez que tenía oportunidad la visitaba. Después nos casamos y es la magnífica madre que me dio a nuestro hijo, lo más querido. Es la amante esposa que me acompaña en las buenas y en las malas hace más de cuarenta años. 

Ella, sus padres y hermanos, son de Carlos Rojas. Una gran familia: los Nodarse Jiménez. Mi suegra fue una mujer excepcionalmente dedicada a sus hijos, a sus nietos, a su hogar; persona en extremo trabajadora, noble, cariñosa y buena; siempre me recordó con sus acciones a mi propia madre. Tuve el privilegio de ser su yerno más joven y me favorecia en todo, especialmente en los consejos que daba a Iris, mi esposa, la menor de todos sus hijos. Fue además, una abuela que dedicó muchos esfuerzos y atenciones para que a su nieto Jorgito no le faltaran alimentos en la Habana. 

Ignacio fue un padre sabio y dedicado por entero a su familia. Como suegro se mostró cordial y al tanto de todo cuanto pudiera hacer por mi. Recuerdo que estando yo  en el ejército, al salir de pase visitaba a su hija en Carlos Rojas. Al término del breve permiso, al regresar, invariablente ella me entregaba, a pesar de las escaceses que padecíamos, un paquete que contenía un enorme pudín. Pensé que era Zoila la que lo preparaba, pero al cabo del tiempo supe que quien se tomaba ese trabajo, por propia iniciativa, era Ignacio. Pudines tan sabrosos como aquellos, hasta hoy, no los he vuelto a probar. 

En verdad no quiero mejores suegros que Zoila e Ignacio. Tampoco quiero mejores cuñadas que Irma (Mimí), Iraida (Yaya) e Isora; y no quiero mejores cuñados que Ignacito, Israel (Lalo), Ismael (Tatica), Ibraim, Ibel, Iván y Manolo. A todos ellos, los hijos de mis queridos suegros, los admiro, entre otras razones, por su fuerte apego a la familia y por el noble y generoso corazón que heredaron de sus padres. Iris es la réplica de su mamá y es el amor de mi vida.  Me enorgullece formar parte de esa familia. 

La estación de ferrocarril de Carlos Rojas. Construida en las primeras décadas del pasado siglo. Foto de Internet.

El corto viaje de Jovellanos hasta Carlos Rojas casi siempre lo realizaba en la guaguita de los Azpeitia. La esperaba frente al Hospital o al terminar la Alcalá, a unos pasos de la línea del ferrocarril, los dos puntos más cercanos a mi casa en aquel tiempo. Su pintoresca imagen al aparecer en la lejanía y al acercarse escuchar el peculiar sonido de su motor de petróleo, me causaban alegría. Otras veces cogí algún carro de alquiler que al pasar tenía espacio libre. También me fui en tren, en botella y en bicicleta. Regresaba en la última guaguita y cuando se me iba, trataba de conseguir carro de alquiler u otro vehículo. Alguna vez me fui a pie y confieso que en una oportunidad encontré un caballo amarrado a una cerca a la salida del pueblo y lo tomé prestado. Lo solté al llegar a Jovellanos; eso no estuvo bien. 

En aquellos tiempos recuerdo al timón de la guaguita de los Azpeitia a Rafael Fuentes y a su hijo Rafelito, a Puto y a Ñico Guagualoca (apodos en ambos casos, me disculpo por no conocer sus nombres). Los  choferes o dueños de los carros de alquiler con los cuales viajé infinidad de veces fueron Cangreja, Pescaíto, Mañengo y Marrú (de igual modo me apena no saber sus nombres). 

Es mucha la gente buena que de una u otra manera conocí en Carlos Rojas. Aunque son más, sólo citaré  los nombres que recuerdo: Alfredo Alvarez, Olguita Carbot, Armanda Curbelo, Daysi Chaluja, Roberto Denis, Maria y Mario Estábil, Pedro Finalé, Mercedes Galloso, Carlos Rodríguez, Papito Terán, Armando Santurtún y Osvaldo Valencia. 

Con razón alguna vez escuché decir que Carlos Rojas era el norte de Jovellanos o Jovellanos el sur de Carlos Rojas, porque ambas localidades estuvieron continuamente muy compenetradas en todos los órdenes. De este pueblo y su territorio, de su historia, de sus habitantes, de su quehacer cotidiano, hay mucho más que contar.

Carlos Rojas fue, es y siempre será, el más cercano y querido vecino de Jovellanos,  parte esencial de mi querida tierra.

* Viene de la palabra “cimarrón”, la cual se emplea para llamar al esclavo fugitivo que se refugia en los montes en busca de libertad.

Breve mensaje de Navidad

Publicado diciembre 10, 2009 por Jorge
Categorías: Jovellanos

Con respeto a quien piense diferente quiero recordar que la Navidad es la fecha más importante de todas. El 25 de Diciembre conmemoramos el nacimiento de Jesús, el hijo de Dios, su extraordinaria historia de predicar y hacer el bien y el sacrificio de su vida por el bienestar de la humanidad. Siempre lo debemos tener presente.

Feliz Navidad y próspero 2010 !

Deseo a los jovellanenses y a todas las personas, en especial a  mis familiares y a mis lectores,  una feliz Navidad y que sus sueños y esperanzas sean realidad en el nuevo año. Un fuerte abrazo, Jorge.

Laboratorios Gravi en el corazón de mi pueblo

Publicado diciembre 3, 2009 por Jorge
Categorías: Cuba, Jovellanos, La Gravi

Visité Jovellanos y pude conocer por experiencia propia lo que verdaderamente queda de Laboratorios Gravi, S. A. 

Hacer click sobre la imagen para ampliarla.

Muchos comentaron y así lo creí, que de las instalaciones de la querida firma orgullo de los cubanos, en especial de los jovellanenses, no quedaba nada, pero algo hallé y aquí les cuento. 

 … Tras el emotivo encuentro con mis familiares y compartir con ellos los momentos iniciales de mi visita, les pido me permitan dar una vuelta por el pueblo. Les prometo regresar pronto. Quiero caminar por las amadas calles y guardar en la memoria todo lo que vea y escuche, para después disfrutar el más fresco recuerdo de mi tierra. Me auxilio de una cámara fotográfica que saco de su estuche, la reviso y compruebo que está lista; con ella trabajo incesantemente a lo largo del recorrido. 

Foto1. En José Cadenas esquina a Daniel González. En aquella acera ya no existe la Fábrica de Jabón; allí se levanta un cercado de concreto. Foto 2009.

… Desde la calle Real me encamino por la Alcalá . Al llegar a José Cadenas tuerzo a la derecha y me dirijo hasta Daniel González, allí me detengo. Siento una fuerte opresión en el pecho cuando miro al sitio en el que se levantara la Fábrica de Jabón y verifico que no existe. 

Foto 2. A lo largo de Daniel González. Una vista de la acera donde estuviera la Jabonería y ahora se levanta la alta cerca de concreto. Foto 2009.

Veo un alto cercado de concreto rematado por una estructura simétrica, detrás hay un huerto que se extiende por el terreno que antaño ocupara la Jabonería. Cosechan lechugas, tomates, coles, zanahorias y otros vegetales que allí mismo venden a la población. 

Foto 3. Por uno de los espacios ahuecados de la cerca, una vista del huerto. Foto 2009.

En los límites finales del Organopónico Luis Avila Rosales, nombre con el que designan este sembradío, existen aun dos grandes y viejos tanques metálicos que formaran parte de la fábrica; los contemplo admirado. No pude precisar si los utilizan, pero sus siluetas impactan y motivan el recuerdo de los tiempos en que mi querido pueblo disfrutara las bonanzas de La Gravi. 

Foto 4. Antes la Fábrica de Jabón; desde hace algún tiempo, el Organopónico Luis Avila Rosales. Foto 2009.

Foto 5. Desde la calle Carlos Rojas, una vista lateral del llamado Organopónico. Foto 2009.

… Continúo por Daniel González rumbo al parque Domingo Mujica para seguir hacia Enrique Villuendas. 

Foto 6. Desde el parque Domingo Mujica, la entrada a la calle Enrique Villuendas. A la izquierda una imagen del deplorable estado de la edificación que habitaran conocidas familias de Jovellanos y a la derecha el antiguo teatro Apolo en situación similar. Foto 2009.

No puedo pasar por alto referir el deprimente estado constructivo del edificio que habitaran, entre otras, las familias de Ada Quintero, Eña Castro y la de Reynaldo Marco y Regla Marrero. 

Foto 6a. Una vista más completa de una parte de las ruinas por la calle Céspedes, entre Daniel González y Enrique Villuendas. Foto 2009.

Fue el Teatro Apolo, después Cine 1ero de Mayo. No funciona desde hace años y actualmente está destruido, sólo queda la maltrecha fachada. Foto 2009.

También el deplorable aspecto de lo que antes fue el distinguido teatro Apolo, al que después de la intervención le llamaran 1ero de Mayo y que desde hace tiempo está prácticamente destruido. 

Al adentrarme por Enrique Villuendas veo en ruinas los inmuebles que albergaron las instalaciones para elaborar el desodorante, los polvos y otros productos. Un poco más adelante, por la misma calle, el local de dos plantas donde arriba estuvieran las Oficinas Centrales de Laboratorios Gravi, S. A. y debajo se fabricara la pasta Gravi, La Reina de las Cremas Dentales. 

Foto 7. Donde estuvieran las Oficinas Centrales de Laboratorios Gravi, S. A. Sirve de sede al Tribunal Popular Municipal. Claramente vemos uno de los tubos de pasta dental gigantesco que aun perdura en el emblemático lugar. Foto 2009.

Según pude conocer, ambos locales pertenecen a una institución gubernamental llamada Tribunal Popular Municipal, aunque no han podido deshacerse del gigantesco tubo que oculto bajo la gruesa capa de pintura, rememora la famosa pasta dental en la parte superior de la fachada de esta edificación. Por la calle Luz Caballero, entre Real y Céspedes, hay otra vista en la que se aprecia el mal estado del sitio en el que se fabricaban el desodorante y otros artículos. 

Foto 8. Por Luz Caballero. Vista del sitio en el que se fabricaran el desodorante y otros artículos. Foto 2009.

Foto 8a. Otra vista del local donde se fabricara el desodorante y otros artículos. Es evidente su mal estado. Foto 2009.

 Muchas personas recuerdan a La Gravi. Algunas dicen que las instalaciones construidas hace algunos años en las afueras del pueblo, pertenecientes a una firma de capital mixto – gobierno y extranjeros – se construyeron para sustituirla porque estaba muy vieja. Sin embargo, es una solución muy simplista pensar de esa manera. Estoy seguro que si Laboratorios Gravi, S. A. hubiera continuado el curso de su pujante desarrollo, la historia sería totalmente diferente; con toda certeza el pito de la Jabonería lo escucharíamos hoy con mucha más fuerza en todo el pueblo. 

… Pero lo más importante que queda de Laboratorios Gravi S. A. es que permanece enraizado en el corazón agradecido de mi pueblo que recordará siempre a su fundador Ignacio López Trelles y a todos sus trabajadores; a su generosa obra de amor y prosperidad para Jovellanos. 

Nada tienen que ver con La Gravi, pero son fotos interesantes de nuestro pueblo: 

Foto 9. En la Martí o la calle Real. Desde la esquina de Luz Caballero. A la derecha, donde estuvieran El Gallo de Oro, El Gran Palacio y El Bar Ideal; actualmente el llamado "Parque de los Viejos". Foto 2009.

Foto 9a. Una vista más cercana del "Parque de los Viejos". Foto 2009.

La Carretera Central: extraordinaria fortuna (2)

Publicado noviembre 5, 2009 por Jorge
Categorías: Carretera Central, Cuba, Jovellanos

Continuación de la Galería de Fotos.

Calle Estrada Palma. 1928

Jovellanos. La calle Estrada Palma en 1928. Aun no existe la Carretera Central. Detrás de la persona que se ve al fondo está la línea del ferrocarril que va al Circuito Sur. Foto tomada de Así era Matanzas.

La guajira 3

En la Carretera Central. Desde La Guajira hacia Jovellanos. Foto 2009

Puente1

Bajo el puente. Una mirada al este. Foto 2009.

Foto 5

A la orilla de la Carretera Central hacia Coliseo, la Cafetería Caonao. Febrero 2009.

Puente 9

El sólido entramado de columnas y vigas de mi puente. Foto 2009.