Archive for the ‘Holguín’ category

En memoria de Armando

marzo 21, 2012

DE NUESTRA QUERIDA TIERRA consagra sus páginas a Jovellanos y  a los jovellanenses. Hoy hace merecida excepción para hablarles de alguien que no nació, ni creció, ni se vinculó directamente con mi pueblo; sólo una vez pasó por allí, como recordó en una de sus conversaciones conmigo, al viajar a través de la Carretera Central desde Holguín hasta la Habana. Este pequeño relato lo dedico a su memoria:

Años atrás trabajé en una compañía constructora; mis funciones me vincularon a personas a las que tomé afecto; ha pasado el tiempo y quiero hablarles de una de ellas. No tengo su biografía y datos que me permitan precisar su destacada personalidad, pero para mí, en este caso, vale la pena arriesgarme a lo inexacto, de antemano me disculpo. La información de que dispongo proviene de conversaciones personales, de escuchar y ver actuar a este señor al dirigirse a diferentes empleados por asuntos laborales, de presenciar su maestría persuasiva para convencer a clientes que exploraban la posibilidad de contratar los servicios de la compañía; en los hechos pude comprobar que fue uno de sus representantes de éxito.

Me siento obligado a contarles acerca de él, en especial, porque más de una vez me habló de sus hijos y también le conté del mío; comprendí cuánto quería a los suyos y que ambos disfrutábamos el sublime sentimiento: la gracia divina de ser padres.

Armando Ibarra nació a mediados de la década del cincuenta del pasado siglo en Tacajó, central azucarero situado unos treinta kilómetros al este de la ciudad de Holguín, en la antigua provincia de Oriente, en la República de Cuba. Extensos campos de caña con sus polvorientas o enfangadas guardarrayas de profundos canarreos, el paso de numerosas carretas cargadas de caña de azúcar arrastradas por sus yuntas de bueyes, extensos palmares y arboledas, el ruido de las maquinarias del ingenio y el peculiar olor de las mieles durante la molienda – el mejor de los perfumes – junto al benefactor ambiente y el cariño en el seno de su hogar, fueron los factores primordiales que conformaron su acendrada cubanía, su franca y campechana manera de expresarse y actuar.

Su niñez y primeros años de juventud los pasó en el batey del ingenio. Allí cursó estudios primarios. Junto a sus compañeros de juegos participó en numerosas travesuras y el hecho de ser hijo de un importante directivo del central, propiciaba que llegaran rápidamente las quejas a su padre, quien le reprendía severo. Cuando sus progenitores deciden marchar al exilio, en los Estados Unidos, las autoridades le impiden acompañarlos por estar en edad militar. Quedó transitoriamente en casa de familiares. Le gustaban las matemáticas, mostraba habilidad al hacer cálculos de diverso tipo y efectuar complicadas operaciones con rapidez y exactitud, de lo cual, años después, al trabajar juntos, tuve la oportunidad de ser testigo. Pudo ingresar a la Universidad de la Habana y comenzó la Licenciatura en Matemáticas. Muchas veces caminaba desde la propia escalinata universitaria hasta el albergue estudiantil situado en las cercanías de 12 y Malecón y viceversa; hacía el largo recorrido obligado por las serias dificultades en el transporte urbano y le animaba el deseo de conocer la vida de la capital cubana. No pudo concluir su carrera por el afán de unirse a su familia en este gran país.

Llegó joven, estudió el idioma inglés y consiguió dominarlo. Su preparación y voluntad le permitieron ascender en diferentes ocupaciones labores, se convirtió en exitoso vendedor de maderas y se adentró en el conocimiento de la construcción de modernas edificaciones.

Fruto de su matrimonio que posteriormente se malogró, son sus dos hijos: un varón y una hembra, a quienes amaba entrañablemente. Por el tiempo que ha transcurrido, ellos deben ser hoy personas adultas y quizás prolongaran su estirpe al tener sus propios hijos, quienes hubieran sido sus nietos. Pude conocer a estos muchachos, ambos adolescentes, cuando él los llevara varias veces por la compañía y con orgullo nos los presentara; a ellos les vi en ocasiones ocupar el cubículo de trabajo de su padre mientras éste atendía asuntos en otras áreas.

Armando Ibarara comprueba personalmente el trabajo en una de las obras de la compañía. Mayo del 2003

Mi primera tarea en aquel empleo me la indicó Armando. Me dijo que lo acompañara para determinar las medidas de los espacios interiores en una construcción que estaba a cargo de la compañía; información imprescindible para diseñar las escaleras metálicas que correspondían al proyecto.

Fuimos en su camioneta – Pick Up Truck – de fuerte apariencia con pintura exterior de pronunciado color beige, espacioso interior, bien climatizada, llevaba la radio conectada, sintonizada a bajo volumen a una estación que trasmitía música latina. Conducido por su dueño, el vehículo se desplazaba por calles, avenidas y carreteras por el Gran Miami mientras conversábamos acerca de nuestros lugares de origen, de los males que aquejan a nuestro país debido a la larga dictadura que padece; me habló de sus hijos y yo le conté del mío.

Llegamos al lugar de destino y en los espacios habilitados para instalar las referidas escaleras, procedimos a medir el largo y ancho en la planta baja y en el piso superior, así como la altura entre los pisos. Se mostró cordial con los trabajadores que ejecutaban la obra, observé el respeto y la confianza de éstos a la sana autoridad que se había ganado entre ellos. Personalmente realizó la medición, yo fui su auxiliar.

El viaje de regreso me pareció más rápido, hablamos otro poco y en el parqueo de la compañía, al desmontar del carro, concluí, sin equívoco, que este señor era magnífica persona. En recorridos similares y testigo de su actuación en otros momentos, reafirmé esa opinión.

Bajo sus requerimientos dibujé diferentes planos. Me ayudaba a comprender mejor el sentido y la orientación del objeto de obra, el tipo de material a emplear, detalles significativos que debía desglosar en algunos dibujos y otros aspectos que mis escasos conocimientos en la esfera de la construcción no me permitían entender a cabalidad.

Acudía regularmente al departamento de ingeniería a precisar asuntos pendientes, impartir indicaciones sobre un nuevo proyecto, revisar alguno de los planos o el cálculo del acero y otros materiales requeridos para determinada obra; también nos visitaba porque profesaba especial estimación a personas que laboraban en aquel lugar. Y mientras cada cual continuaba sus tareas, él hacía alguna broma o expresaba comentarios y preguntas sobre temas de interés. Más de una vez le escuchamos decir con satisfacción: “Este es mi departamento de ingeniería…”

El miércoles 21 de Noviembre del 2007, víspera del Día de Acción de Gracias, junto a otros jefes y empleados designados, Armando participó en la distribución de pavo y vino a los trabajadores. “Su departamento” fue uno de los lugares a los que él en persona entregó el obsequio de la compañía. Al rato regresó, y como a veces solía hacer, se recostó, de pie, al marco de la puerta de nuestro local de trabajo y empezó a conversar. No podíamos imaginar, quienes compartimos ese momento, que sería la última vez que le veríamos con vida. Con manifiesta alegría nos confió sus planes acerca del inusual fin de semana largo. Teníamos por delante el jueves, día feriado para Dar gracias a Dios; el viernes, que nos lo cedía generosamente la compañía; y el sábado y domingo, días no laborales; en total, tendríamos un amplio receso, el cual aprovecharía, según nos contaba, para viajar con sus dos hijos en su carro hasta un poblado en el vecino estado de Georgia y pasar el señalado feriado junto a familiares muy cercanos, estupenda oportunidad para compartir con sus retoños durante el extenso recorrido por carretera y en el transcurso de aquellos días; para él sería un gran disfrute filial.

Todo iba bien en el viaje hasta que en apartado cruce de carreteras, en las primeras horas del jueves 22 de Noviembre del 2007, alguien en grado sumo irresponsable y criminal, desconoció las señales de tránsito y se lanzó a gran velocidad sobre la camioneta beige; el violento impacto se produjo contra la puerta del chofer, donde iba Armando, quien a pesar de recibir los auxilios médicos posibles, fallece a las pocas horas. Imagino que en el corto tiempo que sobrevivió al accidente, si en algún instante pudo tener conciencia de lo ocurrido, le reconfortaría la idea de que sus hijos quedaran con vida.

Armando Ibarra fue persona de gran valía; no sólo sus hijos y familiares lo recuerdan, él supo ganarse la estimación y el afecto de quienes le conocimos; para mí fue un privilegio tenerlo entre mis jefes. Somos muchos los que siempre lo mantendremos vivo en la memoria.

Anuncios