Archivo para noviembre 2007

Laboratorios Gravi, S. A.

noviembre 14, 2007

Una próspera empresa de patrimonio nacional floreció en Jovellanos, provincia de Matanzas, Cuba. Sus notables éxitos la convirtieron no sólo en orgullo local sino en el de todos los cubanos. “Laboratorios Gravi, S. A.”, nombre oficial, llevó sus productos de primerísima calidad a todo el país hasta alcanzar la preferencia de los consumidores en fuerte competencia con similares de “Crusellas” y “Sabatés”, firmas adquiridas por importantes  capitales norteamericanos.

Pasta dental, jabón de lavar y de baño, desodorantes, polvos y perfumería formaban parte de la producción de esta cubanísima y jovellanense industria; sus instalaciones, todas dentro del pueblo y relativamente cercanas entre sí, tenían por base la “Jabonería”, con la mayor cantidad de trabajadores y volumen de maquinaria. Fragmento de un plano de Jovellanos elaborado por el autor.Situada en la calle “Daniel González”, entre “José Cadenas” y “Carlos Rojas” esta fábrica  ocupaba  unos  20 mil metros cuadrados. En su extenso patio albergaba grandes tanques y tuberias para almacenar y trasegar las  materias primas y vías férreas  con acceso a la Estación de Ferrocarriles de Jovellanos, facilitando la recepción  de materiales  y el traslado y distribución de la fecunda labor de sus obreros, los afamados jabones  “RINA” (de lavar) y “SUAVE” (de tocador o de baño). Según el horario fijado por sus directivos, un potente silbido llamaba a los trabajadores temprano en la mañana, al mediodía y al atardecer  para iniciar, recesar por almuerzo, reiniciar y concluir la jornada laboral. Tan popular y familiar sonido, puntual e inconfundible, llegaba hasta los últimos rincones del pueblo y establecía clara orientación a innumerables personas que lo tomaban de referencia en sus actividades cotidianas. 

En la calle “Enrique Villuendas”, una de las mas pequeñas por su largo y ancho,  muy cerca de la “Jabonería”, estaban  las demás instalaciones. Allí radicaban los locales para la confección de la renombrada pasta (“LA REINA DE LAS CREMAS DENTALES”), de los polvos, desodorantes y perfumería, cuyos procesos productivos esparcían una suave fragancia hacia toda la vía. También estaban los Laboratorios y la Oficina.

Mi padre fue trabajador de “La Gravi”. Dos de mis tíos compartieron esa suerte. En mi pueblo laborar en esa compañía se consideraba algo grande , porque generalmente eran puestos fijos  con niveles de salario que casi siempre superaban sus equivalentes en otros empleos. Fue noble característica de sus trabajadores la recaudación  de dinero entre ellos para ayudar a algún necesitado,  comprar juguetes y repartirlos entre niños pobres y realizar otras acciones benéficas o de caridad pública. Son numerosas las anécdotas acerca de actos tan generosos y sus  repercusiones en la población. Entre los participantes de esas iniciativas figuraron Orlando Fernández, Roberto Asso, Manuel Piedra, “Chichí” Génova, Armanda Curbelo, José González, Gilberto Gómez, los hermanos Diego y  Agapito Ramón y muchísimos más.

souvenir-internet.gif“La Gravi” fue marca preferida por la calidad y presentación de sus productos. Asimismo, sus principales y exitosos ejecutivos, los hermanos de apellido CUBAS, no descuidaron la atención a la publicidad comercial por Radio, Televisión y otros medios. Tengo presente a Consuelito Vidal, en los tiempos en que  convertida en sobresaliente estrella del mundo artístico y televisivo del país, anunciaba de manera convincente en la “pantalla chica” al Jabón “Rina”, y a la destacada y bella actriz Margarita Balboa hacer lo mismo con el Jabón “Suave”.  Fue personaje de la pasta “Gravi”, siendo apenas una tierna niña,  la popular cantante Luisa María Güel. La entrega de  modernas casas y otros bienes duraderos a quienes ligaran el “Venado de la Suerte” fue   otra importante actividad publicitaria de fuerte contenido social que impactó a los cubanos; no pocos fueron los afortunados.

Hace mucho la otrora pujante industria dejó de existir. “LABORATORIOS GRAVI, S. A.” fue convertido en los años iniciales de la llamada “Revolución”, “gracias a la Nacionalización”, en la Unidad # 3  de la Empresa Consolidada de Jabonería y Perfumería del Ministerio de Industrias de Cuba. Algunos de sus productos continuaron manufacturándose bajo otros nombres y cada vez a menor escala e inferior calidad. La pasta dental “PERLA”, los jabones “BATEY” y “NACAR” fueron quiméricos sustitutos de las creaciones “Gravi”, de cuyas instalaciones hoy no queda nada. Ello es parte de la “obra revolucionaria”.   Sin embargo, al extremo oeste de Jovellanos, en terreno ubicado en el vértice de las carreteras “Central” y la que va al poblado de Pedro Betancourt se construyó hace algún tiempo una factoría de la entidad nombrada “SUCHEL-CAMACHO” S.A., de capital “mixto” (Gobierno- Extranjeros), donde se elaboran productos de este género destinados mayormente a la exportación y a la venta en tiendas de altos precios en moneda equivalente al dollar. Conocedores de este lugar comentan que últimamente declina la calidad y cantidad de su producción.

Se afirma que existen  muestras de “La Gravi” en el “Museo de la Perfumería”, en la Habana Vieja, Ciudad de la Habana, Cuba. En Internet hay sitios que ofertan souvenirs relacionados con esta querida firma y en la página WEB de nuestro MUNICIPIO aparece el Directorio Telefónico del año 1958 con los números de teléfonos que tenían sus diferentes  locales. Puedo añadir que entre la ciudad de Santa Clara y el poblado de Santo Domingo,  antigua provincia de “Las Villas”, hoy “Villa Clara”, existe un asentamiento campesino conocido por el nombre de “Pasta Gravi”.

Todo esto, y el recuerdo, es lo que queda de aquella próspera empresa que fuera preciosa joya de mi pueblo y de mi país,  estupenda creación de nuestros padres, familiares y amigos. Es mi deseo, como lo es el de muchos, que en el futuro cercano resurja y brille aun más para satisfacción y orgullo de  Jovellanos y de  todos los cubanos. Repito la frase que alimentó y  sustenta las esperanzas de nuestro pueblo: “Hay que tener fé… que todo llega”.

Estas notas de agradecido homenaje a “La Gravi”, están acompañadas de valioso documento (copia) que a continuación les muestro:

DOCUMENTO HISTORICO DE “LABORATORIOS GRAVI, S. A.”

Acciones de La Gravi.

Esta es una de las ACCIONES (Documento Legal) que confirmaba la pertenencia a la Sociedad Anónima dueña de “LABORATORIOS GRAVI, S. A.” Es decir, quien comprara una de estas ACCIONES, formaba parte del grupo de propietarios de esta  Compañía. En el texto del documento se dice: 

Certificado No. 579 Por 12 Acciones Preferidas LABORATORIOS GRAVI, S. A. sociedad anónima de $4,000,000.00 de capital en moneda oficial sustentado por 30,000 ACCIONES PREFERIDAS y 10,000 ACCIONES COMUNES con un valor nominal de cien pesos cada una según resulta de la escritura número de orden (ilegible) de (ilegible) Julio de 1955 ante el notario Dr. Mario C. Miro y (ilegible) Laboratorios Gravi, S. A., reconoce a favor del Portador del presente certificado 12 acciones Preferidas de Cien Pesos cada una, completamente pagados y liberados, de los que forman el capital social de esta Compañía.
Este certificado ha sido emitido con arreglo a los Estatutos de esta sociedad, la que reconoce al portador todos los derechos consignados en las mismas, a cuyas prescripciones queda sometido; y corresponde a las acciones del No. 7.963 al 7.974 ambos inclusive.                                      

Jovellanos, 21 de Febrero de 1957

Presidente (indudablemente la firma de José Manuel Cubas, el conocido Presidente de esta  Compañía)
Tesorero (Idem)
Secretario (Ilegible).*

* Y entre las firmas del Tesorero y el Secretario, está el cuño oficial de la Compañía.

Para conocer quién fue el fundador de La Gravi, destacadísimo jovellanense, debe leer en este Blog:  IGNACIO. Además vea: Desde La Gravi, juguetes para los niños pobres; La Gravi en CARTELESLaboratorios Gravi en el corazón de mi pueblo; y Laboratorios gravi S. A.: insuperable cubanía.

Para entrar al BLOG puede hacerlo en:   queridatierra.wordpress.com